Untitled Document
Untitled Document

Untitled Document
Salud
El aporte de los lácteos a nuestra dieta
15 de Octubre de 2013

Su consumo como fuente de calcio puede servir para prevenir enfermedades, reducir la hipertensión arterial y generar un fortalecimiento de las paredes del intestino delgado (poner esto en el texto entre comillas en lugar de lo que hay actualmente sobre el azúcar).

Placeholder

A lo largo de los años la ciencia se ha encargado de demostrar la importancia de la nutrición para el buen funcionamiento del cuerpo humano. La gran variedad de alimentos que existen nos proveen de todos los elementos que necesitamos para mantener la vida de una manera saludable. Al igual que un automóvil necesita de gasolina para funcionar o un teléfono móvil requiere que sea cargada su batería, nuestro cuerpo también consume energía todo el tiempo. Esta energía la tomamos de los alimentos.

La alimentación adecuada es aquella que cumple con las necesidades específicas del comensal de acuerdo a su edad. Promueve en el niño y en el adolescente el crecimiento y desarrollo adecuado, y en los adultos y ancianos permite conservar o alcanzar el peso esperado para la talla y previene el desarrollo de enfermedades que se presentan por deficiencia o por exceso de nutrimentos. En suma, la alimentación correcta permite a las personas gozar de un pleno bienestar biológico, psicológico y social.

La Licenciada en nutrición Silvia Fredes destaca que "mayoritariamente la industria utiliza para la elaboración de lácteos la leche de vaca, aunque también y cada vez más en auge, producen alimentos a base de leche de oveja, cabra u otros mamíferos". Al mismo tiempo, haciendo un poco de historia, resalta que "el consumo de productos lácteos ha experimentado, desde la década del 50, un considerable crecimiento en la demanda mundial que ha llevado a la industria a superar retos tecnológicos importantes". "Los lácteos antiguamente, fueron denominados «carnes blancas» y eran accesibles a las clases más humildes durante la Edad Media, llegando a ser una de las fuentes más importantes de grasas y de proteínas. El queso llegó a ser popular debido a su relativo bajo precio. Se conservaba durante períodos razonables y podía ser fácilmente transportado. A medida que las sociedades se fueron industrializando y se empezó a incorporar la refrigeración a los medios de transporte, los lácteos y la leche pudieron ser llevados a lugares lejanos de las zonas de producción. Este fenómeno hizo que su consumo fuera en crecimiento durante los siglos XIX y XX", agrega. Subrayando además: "Más tarde, la invención de la pasteurización ayudó a mejorar los períodos de caducidad de los productos".

APORTE DE PROTEÍNAS

En nuestro país, gran parte de los productos lácteos proviene del procesado de la leche de la vaca que está compuesta principalmente de agua con un contenido aproximado de 5% de lactosa, 3% de proteínas, 3,5% de grasas, sales y minerales. Las proteínas están formadas por aminoácidos, que son como eslabones que componen una cadena necesarios para el desarrollo y mantenimiento de células y tejidos de nuestro organismo. Según la combinación y proporción de éstos, existen varios tipos de proteínas que tienen funciones especializadas y una serie de efectos biológicos que van desde un efecto anticancerígeno hasta efectos en la función digestiva. Podemos decir que los lácteos son un alimento de un contenido proteínico de alto valor biológico ya que el cuerpo los asimila y utiliza con gran eficiencia.




GARCÍA HNOS. AGROINDUSTRIAL S.R.L.
9 de Julio 322 - S3044ACH
GOBERNADOR CRESPO (Santa Fe) Argentina.